Asociación Vecinal Palomeras Bajas.

Se acerca el día en que nuestras vecinas de la Asociación Vecinal de Palomeras Bajas, van a celebrar el 50º aniversario de su legalización.

Era 1968, se dice pronto, la mitad de los vecinos del barrio aún no habían nacido, Franco sí y seguía vivo. En un ambiente de represión, dictadura, persecución y falta de libertad, unos vecinos de Vallecas se atrevieron a plantar cara y luchar por lo que consideramos que eran sus derechos. Fueron años de intentos fallidos, que al fin lograron su objetivo.

El valor de esta legalización fue más testimonial que efectivo, pero permitió crear un pequeño espacio de libertad, que con el tiempo fue el germen y el faro para todo el movimiento vecinal en Madrid, y sobre todo en Vallecas. La lucha contra el Plan Parcial, los realojos en el barrio, el respeto a los trabajadores que crearon un barrio de la nada, todo esto que llevamos en nuestra memoria o hemos leído en la historia comenzó a ser real.

No estuvieron solas, asociaciones como la de El Pozo, o Puente de Vallecas también luchaban por su espacio. Otras asociaciones en Carabanchel u Hirtaleza, por ejemplo, compartían la lucha y objetivos. Finalmente el movimiento vecinal se desarrolló en todo Madrid y estuvo a la vanguardia en la lucha por la democracia y la libertad. Aún hoy, 50 años después hay que seguir luchando por el derecho a la vivienda, por la libertad de expresión y tantos derechos que nadie regala, y que sólo disfrutan quienes luchan por ellos.

Palomeras Bajas era un gran barrio, en su mayoría de pequeñas casas, de calles de tierra en verano y barro en invierno. Un barrio construido por sus vecinos casa a casa. En los años 60 y 70, se decidió aplicar el Plan Parcial para mejorar el urbanismo de estos barrios. En definitiva, alejar de la ciudad a los habitantes de las pequeñas casas blancas y crear espacios para la especulación y el negocio urbanístico.

Los vecinos de Vallecas consiguieron que antes que el negocio y la especulación, se tuviera en cuenta a los vecinos. Que los realojos fueran en el barrio, que todos los vecinos recibieran vivienda a cambio del terreno que cedían. Un ejemplo para el futuro, que pocas veces se ha repetido. Legado de estas luchas tenemos los edificios que conocemos como “Mazinger”, que al final quedaron fondos para el singular museo al aire libre de escultura de Palomeras Bajas.

Otra secuela es nuestro barrio, Madrid Sur, un urbanismo moderno para la época y que controlaba el movimiento especulativo del negocio inmobiliario.

El viernes 8 y el sábado 9 de Junio celebrarán su aniversario, al que estamos todos invitados. Y sin duda debemos acudir, unas jornadas para recordar y revivir la historia y la necesidad de nuestras luchas, del movimiento vecinal.

Os dejamos la invitación y programa. Y hablaremos con las vecinas.

Comentar

Tu dirección de email no sera publicada. Campos obligatorios son marcados *

*