Warning: Declaration of tie_mega_menu_walker::start_el(&$output, $item, $depth, $args, $id = 0) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /homepages/8/d518073300/htdocs/avmadrid-sur/wp-content/themes/jarida/functions/theme-functions.php on line 1904
Asociación Vecinal Madrid Sur | Trabajando por el barrio desde 1993 | Page 89

Despensa Solidaria en la A. Vecinal Madrid Sur

COLABORA CON LA DESPENSA SOLIDARIA

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos de colegio Javier de Miguel y la Red de Solidaridad Popular de Vallecas nos ha pedido que nuestra Asociación colabore con ellos en la difusión de su labor y en la recogida de alimentos, productos de limpieza e higiene y también de ropa para destinarlo a las familias más necesitadas del barrio. Que son muchas porque el nivel de paro en Vallecas es de los más altos de Madrid.
De forma continuada recolectan productos en las puertas de varios supermercados y las aportaciones de ropa se realizan en el local de la RSP en El Pozo, Avenida de las Glorietas, 14, que abre los miércoles de 18 a 20 horas.
La Asociación Vecinal Madrid Sur se ha ofrecido para tener en nuestro local una caja permanente para depositar esas donaciones. De alimentos especialmente leche y huevos. Y también productos de higiene personal y limpieza casera. Se hará en horario de 10:30 a 13:30 y de 18:30 a 20:00, de lunes a jueves.
Hacemos un llamamiento a los vecinos para echar una mano a esta campaña mediante sus aportaciones.
Esa colaboración con el AMPA Javier de Miguel y la RSP la iniciamos ya con un puesto de recogida durante las fiestas del barrio en la Plaza del Cine.
Además de la despensa solidaria y el ropero solidario, cuentan con una asesoría jurídica, están poniendo en marcha un huerto comunitario y ofrecen clases de árabe.
Como dice su lema, COLABORA CON LA DESPENSA SOLIDARIA. POR UN BARRIO SOLIDARIO Y UNIDO.

 

 

ptevallekas_20150100_juridico ptevallekas_20150100_despensa_puntosfijosGetAttachment

 

ptevallekas_20150100_clasesarabe

Recogida de lunes a Jueves de 10,30 a 13,30 y de 18,30 a 20,00 h.

ASOCIACIÓN VECINAL MADRID-SUR
C/ Javier de Miguel, 92 Bloque 2 Local 6
email: avms@avmadrid-sur.org
Telef.: 91 380 36 52

más información

lunes 9 de febrero a las 19:00

Carlos Hernández nos presentará su libro «Los últimos españoles de Mauthausen»

Lunes 9 de febrero 2015 – 19,00 h.
Vallecas Todo Cultura
C/ La Diligencia 19, local (Casi esq. Avda. Buenos Aires)
asada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS ÚLTIMOS ESPAÑOLES DE MAUTHAUSEN, de Carlos Hernández

EL LIBRO RECUPERA LA MEMORIA DE LOS 9.000 ESPAÑOLES DEPORTADOS A CAMPOS DE CONCENTRACIÓN NAZIS Y REÚNE LAS PRUEBAS QUE DESCUBREN A LOS VERDUGOS Y SUS CÓMPLICES

La obra recoge el testimonio de un centenar de prisioneros españoles, entre ellos, 18 supervivientes entrevistados directamente por el autor

También se aportan documentos inéditos que permiten acusar al régimen franquista de facilitar, con su pasividad e indiferencia, la muerte en las cámaras de gas de más de 50.000 judíos de origen sefardí

ALGUNAS REFERENCIAS DEL CONTENIDO

En 2015 se cumplen 70 años de la liberación de los campos de concentración nazis y 75 años de la llegada de los primeros prisioneros españoles a Mauthausen. Coincidiendo con este aniversario, Ediciones B publica LOS ÚLTIMOS ESPAÑOLES DE MAUTHAUSEN, del periodistaCarlos Hernández de Miguel, que rinde homenaje a los más de 9.000 españoles que estuvieron en los campos nazis y recopila pruebas, algunas de ellas inéditas, que identifican al régimen franquista como responsable de la deportación y, por lo tanto, de la posterior muerte de más de la mitad de ellos.

Los españoles que estuvieron recluidos en los campos de concentración nazis (de los que hay constancia documental)ascienden a 9.328. 5.185 de ellos murieron, 3.809 sobrevivieron y334figuran como desaparecidos. La mayoría de estos deportados, 7.532 hombres, mujeres y niños, estuvieron recluidos en el campo de Mauthausen, donde murieron 4.816. Dachau, Buchenwald y Ravensbrük también recibieron a un importante número de deportados.

La totalidad de los españoles que acabaron en los campos de concentración nazis se habían exiliado en Francia tras la victoria franquista del 39 y, dentro de ellos, se puede establecer una división en tres grupos: deportados que sirvieron en las filas del ejército francés durante la Segunda Guerra Mundial, capturados por los nazis en junio de 1940 y enviados a los campos desde agosto de ese año hasta finales del siguiente; miembros de la Resistencia, detenidos por la policía francesa y la Gestapo y conducidos a los campos en 1942, 1943 y 1944; yel ‘Convoy de los 927’, formado por civiles que se encontraban refugiados en el campo de Les Alliers, junto a la ciudad francesa de Angulema, en el que había hombres, mujeres y niños.

TESTIMONIOS DIRECTOS

El periodista Carlos Hernández, sobrino del deportado Antonio Hernández Marín,recoge en el libro el testimonio de un centenar de prisioneros españoles, entre ellos, 18 supervivientes entrevistados directamente por él. Se trata del cordobés Juan Romero, que todavía recuerda la cara de una niña judía que le sonrió antes de ser gaseada; el murciano Francisco Griéguez,que el miedo sigue sin dejarle conciliar el sueño, como le sucede al malagueño José Marfil,a quien solo el amanecer consigue devolverle la paz; los barcelonesesManuel Alfonso Ortells, José Alcubierre, Marcial Mayans y Cristóbal Soriano; la tarraconense NeusCatalà; los laredanosRamiro Santisteban y Lázaro Nates; los manchegos Luis Perea y Esteban Pérez; el cordobés Virgilio Peña; el gaditano Eduardo Escot; y Elías González, Domingo Félez, SimoneVilalta y SiegfriedMeir, un niño judío que perdió a sus padres en Auschwitz y que fue adoptado tras la liberación deMauthausen por un deportado español.

LOS CULPABLES

El libro también analiza el contexto histórico y político en el que se produjeron las deportaciones y reúne las pruebas documentales que demuestran que el régimen franquista fue cómplice, no solo pasivo, de Hitler en estas deportaciones.

·Desde el 31 de julio de 1938 la policía franquista y la Gestapo tenían suscrito un protocolo de actuación conjunta que agilizaba los procesos de extradición y el intercambio de información sobre sus comunes enemigos.

·En 1939 y 1940 los Gobiernos alemán y español intercambiaron correspondencia en la que se reflejaba el interés de las autoridades franquistas por capturar a los líderes republicanos exiliados en la Francia ocupada. En telegramas y cartas, Madrid se «desentiende» de la suerte que pueda correr el resto de españoles que permanecían refugiados en territorio francés.

La orden que dictó el Reich para enviar a los prisioneros españoles a los campos de concentración fue firmada el mismo día en el que el entonces ministro de la Gobernación de Franco, Ramón Serrano Suñer, visitaba Berlín.

· Existen documentos que demuestran que el Gobierno alemán informaba puntualmente a Madrid de sus planes de deportar a los españoles exiliados que habían sido capturados por la Wehrmacht durante la invasión de Francia.

· El régimen franquista tuvo información y capacidad de decisión sobre el destino de los prisioneros españoles. Cuando quiso liberar y, por tanto, salvar de la muerte a alguno de ellos, lo hizo sin el más mínimo problema. Existe constancia de dos deportados que abandonaron Mauthausen gracias a las gestiones que Serrano Suñer realizó ante las autoridades alemanas.

Asimismo, también se aportan documentos inéditos sobre la responsabilidad de Franco y surégimen en la deportación y el asesinato de más de 50.000 judíos de origen sefardí.

·En enero de 1943, el Gobierno alemán aprobó un decreto por el que permitía a sus aliados repatriar a sus judíos. A esas alturas, Estados Unidos, la URSS y Gran Bretaña habían denunciado públicamente que Hitler planeaba el exterminio de todos los judíos europeos.La reacción de Madrid fue de absoluta indiferencia. Las autoridades alemanas insistieron una y otra vez. Franco utilizó interlocutores de cuarto nivel que demostraron su ignorancia y su falta de interés por la suerte de los judíos y Madrid impuso un riguroso criterio a sus diplomáticos: salvar exclusivamente a los judíos que pudieran demostrar sobradamente su nacionalidad española.

En la obra, también se apunta a otros responsables directos e indirectos de la deportación, los malos tratos y el prolongado cautiverio que sufrieron los prisioneros españoles. El ranking, tras los regímenes nazi y franquista, lo encabeza la Francia de Pétain y le siguen las empresas alemanas y norteamericanas que colaboraron con Hitler. En la lista no se salva Stalin que, mientras era aliado de Hitler, dio la espalda a los prisioneros comunistas españoles que estaban en manos de su circunstancial amigo. El líder soviético volvió a traicionarles tras la guerra cuando acusó a todos los supervivientes de los campos de ser espías o cómplices de los nazis. Tampoco pueden eludir su cuota de responsabilidad los Aliados. Liberar los campos y tratar de proteger a los prisioneros no fue, ni mucho menos, una prioridad para los políticos y generales británicos y norteamericanos.