Un Barrio de Cine. Los Santos Inocentes

Terminamos el recorrido por las calles de película de Madrid Sur con Los Santos Inocentes.  Esta calle que parte de la calle Diligencia, frente a la cascada del parque baja, atravesando la Avenida de Pablo Neruda, hasta el Parque de Palomeras Bajas.

En los últimos tiempos se ha convertido en el centro de actividades del barrio, además de su inicio frente al parque que hemos mencionado, en la rotonda con Pablo Neruda, se agrupan tiendas de nueva creación que alegran el barrio y destaca la Librería Muga, refugio para la cultura vallecana y referencia obligada,

Los Domingos a Pie de Calle, centran su actividad en esta rotonda, lugar de encuentro para las vecinas y vecinos del barrio.

El Bulevar, en el que celebramos el mercadillo, cada mes más animado y exitoso de Vaciamos los trasteros.

Al final de la calle en la rotonda, todos lo conocemos “EL BARRIO ES NUESTRO” un monumento a la lucha de todos los vecinos, y a las Asociaciones Vecinales. Entre todas hemos hecho y hemos construido este barrio.

Aprovechando esta confluencia, un recuerdo a nuestros vecinos de la A.V. Palomeras Bajas, que están de fiesta, cumplen 50 años siendo legales, y otros en los que no les dejaban serlo. Aún recuerdo, cuando de pequeño mi calle estaba en Palomeras, ahora es Madrid Sur. Serán cosas del progreso, o no.

Y si hemos hablado de una calle importante, a tal calle, tal película. “Los Santos Inocentes”, dirigida por Mario Camus, sobre la  novela de Miguel Delibes estrenada en abril de 1984. Como las grandes películas tiene un extenso reparto, encabezado como no por Paco Rabal. ¿Algún vecino ha contado las películas protagonizadas por Paco Rabal y que dan nombre a calles del barrio? Podíamos hacer un concurso.

Junto a Paco Rabal, Alfredo Landa, descubierto como actor dramático después de inventar, a su pesar, el “landismo”, para el cine de la España del desarrollismo. Juan Diego, Terele Pávez, Agustín González, Belén Ballesteros, y muchos otros.

Fiel a la novela, es un drama rural, de esa España profunda que se resiste a desaparecer. O mejor aún que no la dejan desaparecer los señoritos de la tierra, los caciques del poder. Una tierra de miseria, dónde sólo sirve el ordeno y mando de unos y la obediencia ciega de los más. Ni siquiera disfrutar de los bienes que la Tierra otorga generosa está permitido.

Un gran éxito, no solo por los premios nacionales e internacionales, sino por la emoción que se vivía en las salas. Las lágrimas cuando Azarías encontraba a su pájara asesinad, “milana bonita”. Y los aplausos que se repetían en cada sesión cuando colgaba el señorito Iván que interpretaba Juan Diego.

Premiada la actuación de Paco Rabal y Alfredo Landa en Cannes, y en España, aún no existían los Goya.

La primera edición en DVD, distribuida por EL PAiS, aún se compraban periódicos en papel se agotó un domingo en dos horas. Unos años después de estrenada.

 

Comentar

Tu dirección de email no sera publicada. Campos obligatorios son marcados *

*